El Grito Infinito

llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones

"Historia, Civilización y Progreso", de Murray Bookchin

Publicado por Álvaro en , el 24.12.08


Historia, Civilización y Progreso
(Esbozo para una crítica del relativismo moderno)

Murray Bookchin


     Esta obra es, como indica su subtítulo, poco más que un esbozo. Pero un esbozo de algo muy importante. Escrito por el ¿famoso? ecologista social Murray Bookchin y publicado en la revista Green Perspectives (aunque no trata sobre ecología), encontramos en él una pregunta recurrente: ¿tiene sentido la Historia? ¿El ser humano va hacia alguna parte o tan sólo ha ido pegando tumbos sin sentido desde que salió de las cavernas? ¿Existe el Progreso, la Civilización es beneficiosa?

     Bookchin está convencido, en efecto, de que existe una cierta linealidad en la Historia, y que en cada generación nos vamos acercando más y más a vivir en una sociedad en la que existan plenamente "la libertad, la conciencia de sí mismo y la cooperación" (a pesar de las regresiones temporales). Para ello ofrece ejemplos de esta tendencia lineal de la Historia (por ejemplo, la evolución similar de las civilizaciones mesopotámicas y mesocéntricas a pesar de su aislamiento), pero sobre todo se dedica a cargar las tintas contra los relativistas, postmodernistas y neoprimitivistas. ¿Alguna vez te has sentido frustrado cuando alguien te ha dicho que "todo es relativo"? A mí personalmente me han llegado a argumentar que el canibalismo no es objetivamente perverso porque algunas culturas lo practican o practicaban. Bookchin no se corta lo más mínimo al culpar a los relativistas de una cierta degradación moral e intelectual actual, y defiende a capa y espada la existencia de ciertos principios morales objetivos y racionales.
En la teoría actual, una serie de acontecimientos reemplazan a la Historia, el relativismo cultural reemplaza a la Civilización y un pesimismo básico reemplaza a una confianza en la posibilidad de Progreso. Lo que es más siniestro, la fabricación de mitos (mitopoyesis) reemplaza a la razón y la utopía pesimista al proyecto de una sociedad racional. Lo que está en juego en todos estos desplazamientos es una regresión intelectual y práctica de proporciones espantosas (un desarrollo especialmente alarmante hoy día, cuando la claridad teórica es absolutamente necesaria). Lo que nuestra época requiere es un social-análisis que exija un movimiento revolucionario y popular, y no un psico-análisis que produzca fariseos repudios para "bellas almas", ideológicamente ataviadas con un velo de virtud personal.

     La visión de Bookchin es, pues, esperanzadora (doblemente admirable al ponerla por escrito a los 73 años), pero no utópica: cree que la Historia avanza positivamente y que tiene un objetivo (básicamente, la libertad), pero no está tan seguro de que se llegue a implementar todo su potencial alguna vez.
El panorama de barbarie al que hacemos frente hoy puede diferir en forma de aquel al que se enfrentaron los marxistas revolucionarios hace dos generaciones, pero no es diferente en especie. El futuro de la Civilización está todavía en la balanza y el recuerdo de visiones emancipadoras alternativas al capitalismo se está tornando más pálido con cada generación.

10 comentarios:

Tremendelirius dijo... @ 25 de diciembre de 2008, 23:26

Es curioso esto que cuentas del relativismo porque en cierto modo siempre me he sentido un poco relativista. Nunca he creído en los extremos y siempre he intentado sacar algo positivo de cada idea.

Aunque también es verdad que nunca he llegado a justificar posturas como el canibalismo.

En el fondo pienso que es bueno tener una serie de principios básicos inalterables. Unos principios morales, como el respeto a la vida, a la dignidad, ... y a partir de ahí no dar nada por hecho. Empaparse de todo lo posible y configurarte tus propias ideas.

En fin, me voy a comer otro mantecao, jejeje, Feliz Navidad ;)

KesheR dijo... @ 25 de diciembre de 2008, 23:28

Jejeje, Feliz Navidad o mejor dicho Feliz Solsticio de Invierno :)

Víctor dijo... @ 26 de diciembre de 2008, 19:02

Parece muy interesante ese libro, lo pongo inmediantemente en mi lista de próximas lecturas.

De lo que has contado estoy muy de acuerdo con la crítica del relativismo cultural. Y casi que querría leer ese libro esperando estar de acuerdo con el optimismo del que hablas, porque desgraciadamente en lo que también estoy plenamente de acuerdo es en la impresión de que "el recuerdo de visiones emancipadoras alternativas al capitalismo se está tornando más pálido con cada generación". Y no veo nada claro que esto vaya a cambiar hasta el próximo colapso de civilizaciones...

PD: además de que habrá que seguir cruzando los dedos para que no vernos en el infierno nuclear. ¿Habeis visto el documental Trinity and Beyond? (Me lo he reencontrado tras hacer reorganización de cds y dvds) ¿Por qué casi nadie critica hoy en día la existencia de armamento nuclear en cualquiera de sus variantes?

Víctor dijo... @ 26 de diciembre de 2008, 19:03

Ah, y ¡ feliz Solsticio de Invierno ! :-)

KesheR dijo... @ 26 de diciembre de 2008, 23:54

Yo es algo que constamentemente me pregunto, Víctor: ¿por qué no existe ningún tipo de cuestionamiento sobre el armamento nuclear? Me parece increíble que hayamos tomado por normal el que haya un arsenal de bombas atómicas en el mundo como para destruirlo varias veces. Demencial. Ésa es sin duda la mayor amenaza para la humanidad, como siempre digo "la ira de dios espera paciente bajo tierra a ser despertada".

Feliz solsticio :-)

gatociclopeico dijo... @ 27 de diciembre de 2008, 14:02

Yo tampoco creo en el relativismo y al igual que tremendelirius (qué gran cerveza, y qué de risas en el bar de Bruselas), no creo en los extremos, aunque sí en unos principios básicos. Luego, abrir los ojos y aprender.

Por eso intentaré pillar el libro que recomiendas.

Por otro lado, tampoco soy demasiado optimista con respecto a nuestro futuro. El otro día, viendo una peli de mierda, decían algo que en el fondo es cierto: los hombres cambiamos cuando todo se derrumba. Hasta entonces, creemos que las cosas todavía pueden mejorar.Así que hasta que todo el tinglado no se venga abajo no creo que nos replanteemos nada demasiado seriamente.

Y las armas nucleares... Con 300 bastaría para hacer desaparecer a la humanidad. EEUU ronda las 10.000, si no me equivoco. Rusia tampoco se queda corta. Y nadie entiende por qué, para qué. Clinton, en su momento, intentó reducir drásticamente el arsenal americano, pero se llevó un enorme corte de manga de los militares. En lo de las armas nucleares, es una cuestión de quien la tenga más gorda. Aunque a efectos prácticos no sirva de mucho.

gatociclopeico dijo... @ 27 de diciembre de 2008, 14:03

Y feliz solsticio de invierno! xD

Meryone dijo... @ 29 de diciembre de 2008, 16:05

oh

vuelvo y abandonas??

no es justo!

D dijo... @ 29 de diciembre de 2008, 21:22

No sabes cuánto voy a echar de menos tu fotolog! :(

( pequeño homenaje en http://www.fotolog.com/todolodehoy/45313835 )

Un abrazo y feliz todo!

abuela dijo... @ 2 de enero de 2009, 10:37

No he leído la obra, parto de lo que dices.
Pensando.
No considero que fueran los relativistas los que colaboraran con la degradación de la moral. Los relativistas surgen como consecuencia y para dar continuidad a lo que ya estaba degradado, ir hacia la estructuración definitiva del mundo que el hombre-con poder y de poder- ha proyectado.
Y pregunto
¿nos forman una imagen que poco a poco se proyecta en este mundo social estructurado para someter unos hombres a otros?
¿donde queda nuestro verdadero ser, oculto por la imagen? ¿quienes somos, a donde vamos, porqué vivimos?
Surgiendo teorías, que según mi entender, van consolidando la imagen. ¿seria perder lo que llaman alma y llegar a robots perfectos? ¿nos conocemos?


¿La historia solo es la de ellos, los vencedores son los que la la forman y deforman, escogiendo siempre aquello que les conviene y como no son tontos, dejan que se les rasguñe de vez en cuando y de cuando en vez alguna cosilla que para ellos ya carece de valor?
La última pregunta, en un mundo relativo, hecho con una de cal y otra de arena.¿ no es todo relativo? ¿El reconocer este mundo como relativo nos quita algo a la moral verdadera? llamo así a la que nace por amor, necesidad de compartir, la libertad.¿ o nos lleva a conocernos, porque no tiene las estructuras tan rígidas?
Para finalizar.

Con palabras no pronunciadas,
Sueños
Se fue tejiendo esta forma que sería la mía.
Sangre
Fibra, músculo
Carne
Y
Un nombre le pusieron
cuando salió del agua.
Que con sueño propio
Era a la vez soñada.
(autor desconocido)

Publicar un comentario en la entrada