El Grito Infinito

llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones

El pacifista coherente

Publicado por Álvaro en el 28.5.11




Lo primero que toda persona debe plantearse al adoptar una postura en la vida es: ¿qué pasaría si todo el mundo se comportase exactamente igual que yo? O como Gandhi dijo:
  Sé el cambio que deseas ver en el mundo.

También uno debe preguntarse: ¿qué pasaría si tuviese que llevar mi postura hasta sus últimas consecuencias? ¿Qué pasaría, pues, si todo el mundo me respaldase y al mismo tiempo no diera mi brazo a torcer en nada? Estas dos preguntas son básicas a la hora de construir tu propio discurso moral y tu propia manera de ver el mundo; yo, personalmente, me lo pregunto todos los días, y varío mis acciones o pensamientos en base a ello. Gandhi (el cual creo que no necesita presentación) tenía muy clara su postura pacifista y la llevó a sus últimas consecuencias sin ningún tipo de reparo. En 1940, cuando la invasión de las islas británicas por parte de la Alemania nazi parecía inminente, ofreció el siguiente consejo a los británicos:
  Me gustaría que dejárais las armas que tenéis pues han probado ser inútiles para salvaros a vosotros mismos o a la humanidad. Invitaréis a Herr Hitler y al Signor Mussolini a tomar lo que quieran de los países que afirmáis que son vuestros... Si estos caballeros eligen ocupar vuestros hogares, los desalojaréis. Si no os dejan abandonar el país, dejaréis vosotros mismos, hombres, mujeres y niños, que os masacren, pero os resistiréis a ofrecerles vuestra lealtad.

En una entrevista de posguerra de 1946, Gandhi ofreció una visión incluso más extrema:
  Hitler mató a cinco millones de judíos. Es el mayor crimen de nuestra época. Pero los judíos deberían haberse ofrecido ellos mismos al cuchillo del carnicero. Deberían haberse lanzado ellos mismos al mar desde acantilados... Eso habría agitado al mundo y al pueblo alemán... En cualquier caso sucumbieron por millones.


Las conclusiones las dejo al lector.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada