El Grito Infinito

llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones

Propaganda

Publicado por Álvaro en el 7.4.08
Ayer vi un documental sobre el conflicto Palestino titulado "Internacionales en Palestina". Contaba el funcionamiento de una ONG llamada ISM (International Solidarity Movement), dedicada a "reclutar" voluntarios de todo el mundo para apoyar las manifestaciones pacíficas de los palestinos, consiguiendo así que los israelíes utilicen menos la violencia al encontrarse con ciudadanos normales, y no la escoria mora (ironía).

Bien, pues lo terminé quitando porque me parecía una gilipollez. Déjenme explicarme.

Evidentemente es un acto loable el de dichos voluntarios, y a buen seguro los manifestantes que se libren de las pelotas de goma y los porrazos (cuando no el fuego real) lo agradecerán. Ahora bien, ¿es un acto útil? Yo creo que no. El fin último de la ONG es que los palestinos se manifiesten sin miedo. Pero... ¿de qué sirve eso? Un par de cientos de palestinos se pasean por el muro de la vergüenza con unas pancartas.

¿Qué consiguen? Nada.

Es triste, pero es cierto. El objetivo de una manifestación es dar a conocer un problema. Los únicos que se van a enterar de que ha ocurrido algo son los soldados israelíes, los políticos, y los palestinos e israelíes (esto último con suerte) que vivan cerca de la manifestación. ¿Y bien? Todos los nombrados saben perfectamente que hay un problema, quieran solucionarlo o no.

Ahora bien, pongamos que una cámara graba el suceso. Esas imágenes acabarán o bien en un país musulmán, donde todo el mundo ya apoya la causa palestina, o bien en un documental como el que yo he visto, que únicamente vamos a ver los de siempre, los que nos preocupamos de algo más que de comer, beber, dormir, cagar y follar. Predicando a los conversos.

Es aquí donde llega el núcleo ideológico de la presente entrada, no se pierdan.







Joseph Goebbels
Ministro de Propaganda durante la Alemania nazi




Goebbels fue un auténtico supervillano, una mente criminal propia de un tebeo de Batman. Sin embargo, también fue un visionario y un astuto manejador del papel de los medios en el mundo moderno. Suyas son frases tan certeras como:

"Si dices una gran mentira y la sigues repitiendo, la gente terminará creyéndosela. La mentira puede ser sostenida sólo mientras el Estado pueda aislar a la gente de las consecuencias políticas, económicas y/o militares de la mentira. Por lo tanto, es vitalmente importante para el Estado usar todo su poder para reprimir a los disidentes, puesto que la verdad es el enemigo mortal de la mentira, y por extensión, la verdad es el mayor enemigo del Estado."

La cantidad de verdad que encierra esta cita es abrumadora. Es por ello que, lamentablemente, Goebbels me parece una figura clave para comprender nuestra sociedad.

El enemigo principal del ciudadano son los medios de comunicación. Esto es algo que me obsesiona, quizás el tema que más me obsesiona. La inmensa mayoría de la gente no es consciente de hasta qué punto somos modelados por las noticias y los programas de televisión, hasta qué punto les definen y les confunden. El poder de los Estados y las corporaciones no es nada sin los medios. Es por ello que, lejos de constituir el cuarto poder, en mi opinión los medios de comunicación constituyen el primer poder, aquel fundamental del que dependen los demás.

Los medios modelan y regulan cómo es la sociedad; cuáles son sus intereses, sus preocupaciones, sus miedos, sus anhelos. Hacen y deshacen a su antojo. El pueblo no ha sido educado desde pequeño para escudarse ante la manipulación, todo lo contrario: "cómo no va a ser verdad, si lo han dicho las noticias". "Pues claro que es verdad, ha salido en la tele". La gente no tiene medios intelectuales para percibir la manipulación y aislarse de ella: no les culpo, por tanto.

Los medios mantienen al populacho en calma, tranquilo, sedado, pudriéndole el cerebro con contenido intelectualmente vacuo e ideológicamente inofensivo. Ocasionalmente les alteran con algún asunto que realmente no importe, para que tengan la sensación de que forman parte de una comunidad: violencia de género, terrorismo... temas sin duda chungos, pero que no suponen problemas reales para la inmensa mayoría. La gente discute en los bares durante horas sobre si se debe poner la bandera española en los ayuntamientos vascos, y esto no es casualidad.

Así explicado, podría sonar a teoría de la conspiración. "¿Qué misteriosas manos negras controlan a los periodistas para que manipulen de esta forma al pueblo?". Si usted pregunta esto, también está ciego a la realidad; de nuevo, no le culpo, es normal. La inmensa mayoría de medios de comunicación son propiedad de grandes empresas, algunos de enormes (y realmente quiero decir e-nor-mes) multinacionales, una élite económica que tiene muy claro lo que quiere y a la que no sólo se la sudan las reivindicaciones del pueblo, sino que pretenden aletargarlas a toda costa. "¿Pero y los periodistas normales y corrientes?", podría preguntar usted. Si un periodista deja claro desde el principio que disiente de la línea editorial del periódico (o lo que sea), para empezar ni siquiera será contratado. Si a lo largo de su trayectoria profesional intenta salirse un poco de "línea editorial", a buen seguro caerá el peso de la compañía sobre él, aunque siempre de formas sutiles y por las que no se puede denunciar claramente a la empresa (por ejemplo, despidiéndole al cabo de un tiempo por otra cosa). En realidad, en la práctica los periodistas saben muy bien lo que tienen que escribir para conservar su trabajo y no se salen del tiesto. Y, ojo, en todo momento estoy hablando de los periodistas más honrados y comprometidos; como personas normales que son, la inmensa mayoría simplemente se encuentran aletargados y embobados por el mismo sistema del que forman parte.

Bien, ¿qué tiene esto que ver con la ONG de la que hablaba? Muy sencillo. La primera guerra que tienen que ganar los pueblos es la de los medios. Esto es algo de lo que se suele hablar en círculos altermundistas, pero en mi opinión no con la suficiente intensidad. Creo que éste debería ser el objetivo número uno de los movimientos solidarios, de los movimientos por y para la gente corriente. La fuerza de una manifestación en Palestina es insignificante comparada con el masivo poder de concienciación social que supondría colocar un reportaje sobre esa manifestación en prime-time. ¿Cuándo empezó España a admitir a los homosexuales? Cuando en la tele aparecieron algunos comportándose como (oh herejía) "personas normales". ¿Cuándo empezó España a concienciarse sobre la violencia de género, hasta el punto de que un hombre que pegue a su mujer en la calle puede llevarse una paliza anónima? Cuando a los telediarios y a la prensa del corazón le dio por hablar del asunto machaconamente. ¿Qué es lo que está pasando con el Tíbet? A todo dios le importaba una puta mierda lo que pasase allí, hasta que todas las mañanas nos despertamos con noticias sobre el tema.

El día que medios independientes, sin ánimo de lucro, con una estructura horizontal, consigan colarse en las casas de la gente y les llenen el cerebro de grandes ideas, de escepticismo, les abran los ojos, les traten con respeto e inteligencia, le expliquen las cosas en profundidad y desglosando los matices... entonces todo cambiará. La gente despertará, se levantará de sus sillones-tumba y enarbolará antorchas.

¿Cómo conseguir esto? Bueno, la filosofía de este blog es quejarse de todo sin aportar soluciones a nada, así que aquí termina esta entrada. Lo único que tengo claro es que los medios (actuales, no los medios per se) son el peor enemigo de la Humanidad y deberían constituir el principal objetivo de los movimientos sociales.

5 comentarios:

KesheR dijo... @ 8 de abril de 2008, 22:53

Soy consciente de que me ha quedado un texto algo incoherente y deslavazado. Sean benevolentes.

Hana Libertina dijo... @ 10 de abril de 2008, 15:13

soy benevolente.
pero tienes que saber que el principal objetivos es la reunión para conseguir sacar soluciones en claro.
es un tema muy complicado.
yo anteayer no vi un documental pero sí acudí a una charla...
en fín.
lo más triste de todo esq hay gente que no tiene ni a menos idea de la situación q allí se vive.

KesheR dijo... @ 10 de abril de 2008, 16:02

Hola, Hana. Creo que tu punto de vista no contradice la idea detrás de este post: las charlas son organizadas por gente que ya conoce el tema, y a ella acude gente que ya conoce el tema. Lo importante, creo yo, es que el problema cale en la sociedad, no que unos cuantos se conviertan en expertos que conozcan todos los detalles.

Un saludo.

RORSCHACHWATCHES dijo... @ 2 de mayo de 2008, 19:15

ME HAS RECORDAO A LO QUE SE DECIA EN LA EDAD MEDIA: LO QUE ESTA ESCRITO TIENE QUE SER VERDAD, YA QUE LO ESCRIBE ALGUIEN QUE SABE (ESCRIBIR, SUPONGO)

PERDONA QUE DISIENTA, PERO A LOS QUE SE ENGAÑA SON A LOS QUE SE QUIEREN DEJAR ENGAÑAR, O SI NO TU DE DONDE HAS CAIO?

NO TE CREAS TODO LO QUE VES O LEES, EN SERIO

ME ENCANTA EL DICHO: NO TE CREAS NADA DE LO QUE TE CUENTEN, Y DE LO QUE VEAS, LA MITAD

EN CUANTO AL GOEBBELS ESE, A MI ME GUSTABA DECIR QUE EL MK ES COMO UN CUCHILLO ,LO PUEDES USAR PA REBANARLE EL CUELLO ALGUIEN O PARA PELAR UNA PATATA PARA LOS HAMBRIENTOS. LOS INSTRUMENTOS SON INSTRUMENTOS, LOS QUE LOS USAMOS SOMOS LOS RESPONSABLES DE LO QUE SE HACE CON ELLOS. Y POR MUCHO QUE SE REPITA UNA MENTIRA SIGUE SIENDOLO, GRACIAS A DIOS (O A ALGO) SIEMPRE HABRA ALGUIEN QUE DISIENTA Y SE DESCUBRA. MENOS SI PASAN 2000 AÑOS, QUE PUEDE SER VERDAD QUE FUISTE EL HIJO DE DIOS EN LA TIERRA O QUE TUVISTE HIJOS Y SON LA ESTIRPE HEREDERA DEL MUNDO, O QUE ERAS EXTRATERRESTRE O ELVIS, O ALGO...

SI ESTO NO ES INCOHERENCIA, QUE BAJE DIOS Y LO VEA

la abuela dijo... @ 20 de mayo de 2008, 9:22

No lo considero incoherente, quizá por la falta de cultura literaria y me dejo guiar mas por el "espíritu" (por aquello de invisible) ¿sería mejor decir esencia? del texto.
Ah! las palabras.
He llegado a pensar que estamos hechos de palabras que ocultas nos dominan reaccionando según estén conformadas en uno mismo. Alienados(separados, fuera de nosotros)la imagen ha tomado el papel de lo que somos ocultándolo a nuestros propios ojos, por lo tanto el trabajo"endógeno" del que habla el presidente de Venezuela, no puede ser solo para las cosas externas, debe ir acompañado de un duro trabajo interno para que la imagen deje de sustituir al verdadero ser que somos.
Esto de los medios lleva siglos formándose, solo estamos viendo el final. El cuadro de la realidad ha sido terminado, solo le faltaba el marco que se está construyendo.

Publicar un comentario