El Grito Infinito

llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones

Ave, Barack César

Publicado por Álvaro en , el 5.11.08


      Hala, ya está, los progres del mundo ya pueden ponerse a celebrar la victoria del Emperador de Color (como le bauticé en otro post). El mundo se regocija ante el inicio de una nueva era de esplendor y buenrollismo perroflauta, donde blancos, negros y amarillos nos daremos la mano y bailaremos la conga metafísica a lo largo y ancho del mundo.

      Bueno, tonterías a un lado, y sin querer repetir mis opiniones sobre Obama que ya dejé plasmadas en otro post, quiero matizar un aspecto concreto de estas elecciones estadounidenses. Se está destacando como fundamental el hecho de que sea negro (aunque en realidad es mulato, pero bueno). Sin duda es interesante que el racismo esté desapareciendo en Estados Unidos (no del todo), y sin duda es curioso ver a un no-ario en la Casa Blanca. Pero no exageremos la importancia de este hecho, y a continuación explicaré por qué.

      En una encuesta de la Gallup Poll, publicada por USA Today en Febrero del 2007, se le preguntó a los estadounidenses: si el partido al que votas designara como candidato a una persona bien cualificada para el puesto, le votarías si ese candidato además fuese...
  • Católico: 95 %
  • Negro: 94 %
  • Judío: 92 %
  • Mujer: 88 %
  • Hispano: 87 %
  • Mormón: 72 %
  • Casado por tercera vez: 67 %
  • De 72 años: 57 %
  • Homosexual: 55 %
  • Ateo: 45 %
      Asimilen estos datos, por favor. A principios del 2007, casi todo el mundo se mostraba dispuesto a votar a un negro, al pueblo estadounidense no le suponía un problema. ¿Por qué tanta euforia, entonces?

      En cambio, más de la mitad de los estadounidenses no votaría a un buen candidato que fuese ateo. Ésa es la realidad del país. Aunque ahora parezcan progres, sigue siendo el mismo país religioso y siniestro de siempre. La elección de Obama, que no es ateo o al menos no se declara como tal, no ha sido ninguna ruptura radical en el pensamiento de aquella gente. Lo verdaderamente revolucionario y el verdadero change-yes-we-can ocurrirá cuando gane las elecciones un candidato ateo.

      ¿Qué cosas, eh?


1 comentarios:

Tremendelirius dijo... @ 7 de noviembre de 2008, 12:40

la verdad es que puestos a elegir yo hubiera elegido a la hillary clinton antes que a este hombre. Puede que sea la misma mierda que la hillary pero puestos a elegir un demócrata me quedo con esa mujer.

Nunca me ha gustado esa especie de aire mesiánico que tiene el obama. Al menos con la hillary sabes a lo que te enfrentas pero con este hombre...

Publicar un comentario en la entrada