El Grito Infinito

llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones

Ya, lo que nos faltaba

Publicado por Álvaro en el 18.3.08
Supuestamente, los ateos vivimos inmersos en un mar de desesperación, perdidos en las mareas metafísicas de la incertidumbre. Intentaré demostrar con diez sencillas razones por qué, en realidad, tenemos suerte de que no exista el Dios que nos intentan vender. Quiero dejar claro que ahora no argumentaré por qué no existe, sino por qué el hecho de que existiera sería terrorífico.

  1. Usted iría al infierno. Su ser más querido iría al infierno. Sus padres irían al infierno. Y sus abuelos. Y sus amigos. Sus artistas favoritos irían al infierno. Aquel filósofo que tanto le gustaba: al infierno. Aquel cantante que le hace llorar: al infierno. Todos condenados por los siglos de los siglos en un pozo de fuego, rodeado de demonios torturadores, deseando el dulce beso de la Nada, rogando una eutanasia definitiva. No se engañe pensando que usted o sus seres queridos son buenas personas: las leyes de las religiones no exigen sólo bondad, exigen rituales y formas de vida que ni usted ni nadie que usted conozca cumple. Y si no los cumple... bueno, ya sabe. Al infierno.

  2. La gran mayoría de la Humanidad estaría condenada al infierno por nacimiento. Las religiones no se aprenden o se eligen, se transmiten y se imponen. Imaginemos a una chica musulmana que fuese integrante de una ONG, que hubiese dedicado su vida al Tercer Mundo. Imaginemos que esa chica murió un día de hambre por compartir su última comida con un indígena. Imaginemos que el verdadero dios fuese el cristiano. En ese caso el alma de esa chica sería succionada a toda velocidad por Satanás, y sus huesos se cocinarían durante eones en el averno.

  3. El limbo estaría lleno de almas de bebés sin bautizar/circuncidar/... Entidades errantes condenadas a vagar sin rumbo por el simple hecho de haber nacido enfermos.

  4. Hechos como el Holocausto Nazi dejarían de ser sólo patrimonio de una Humanidad corrupta para tener auspicio divino. Dios no movió ni un sólo dedo, entonces, para impedir que el gas de las cámaras se liberase. No abrió la boca cuando dejaron a decenas de judíos en un vagón de tren cerrado para que muriesen de hambre. Tampoco se le pasa ahora por la cabeza hacer que llueva comida sobre la franja de Gaza, o frenar un poco los huracanes y los tsunamis, lo justo para que no aniquilen a miles de seres humanos inocentes, muchos de ellos bondadosos. Demos gracias al Universo por no haber sido creados por la mano de un genocida sobrenatural.

  5. Dios nos habría creado con defectos a propósito. Dios nos hizo a conciencia vulnerables al cáncer. Dios fabricó las bacterias, los virus. Dios planificó que las mujeres sufrieran al parir. Dios nos dio una tiempo de vida inferior a un siglo y le pareció bien. Dios decidió que lo mejor sería que envejeciésemos lentamente hasta volvernos seres decrépitos. Así pues, nuestras enfermedades y deformidades dejarían de ser accidentes de la Naturaleza para pasar a ser experimentos genéticos de un sádico creador.

  6. Los locos tendrían razón, al menos en parte. Quedaría suavizado el horror de las guerras santas, quedaría maquillada la inconmesurable inhumanidad de la Inquisición. Podríamos llamar enfermos a los homosexuales sin despeinarnos, podríamos dejar de investigar sobre la evolución, podríamos obligar a las mujeres a taparse la cabeza y aceptarían gustosas, podríamos tener esclavos o lapidar mujeres como recomienda el Antiguo Testamento. Y sería la voluntad de Dios, pues así está escrito en los libros sagrados.

  7. No habría posibilidad ninguna de encontrar vida en otros planetas. La gran búsqueda de nuestro tiempo, que enciende tantos corazones, no tendría sentido. Absolutamente todas las religiones (no sectarias) son antropocéntricas y no conciben y/o permiten la existencia fuera de la Tierra. Estaríamos para toda la eternidad encerrados e incomunicados en esta isla perdida en medio de un Universo inconcebiblemente enorme.

  8. Algunas religiones creen en el Destino. Toda su vida estaría fijada de antemano. Piense en cómo se sentiría si supiese que todo lo malo que le ha pasado en la vida está dictado del puño y letra del ser que le creó. Piense en cómo se sentiría si supiese que el mismo ser que le creó tiene escrita la hora de su muerte.

  9. Algunas religiones creen en la reencarnación. En el caso hindú, tu comportamiento en esta vida decide la próxima. Imaginemos que usted lleva una vida recta, impoluta, como ciudadano de una alta casta. Un día descubre a su mujer follando con seis hombres en su cama de matrimonio, y en un arranque de locura mata a uno de ellos y se suicida. Usted pasaría en la siguiente vida a ser un paria, llevando una de las peores existencias imaginables. Ver punto 1.

  10. Esta puta Semana Santa de mierda que nos invade tendría algún puto sentido.

12 comentarios:

Lidia dijo... @ 18 de marzo de 2008, 11:26

Arderíamos tos en el infierno. De eso que no quede duda.

pero no te quejes tanto de semana santa que tenemos vacaciones. y las vacaciones molan, aunque no tengan sentido.

y ayer viendo un documental me enteré que las avispas son las antepasadas de las abejas y las hormigas. lo de las hormigas no me lo esperaba...

vaya martes más feo.

aymeencanta!!! dijo... @ 18 de marzo de 2008, 13:50

Hola Kesh,
es un "novivir"...
no piensa explicarlo???
iiiiiiiiiiiiiiiiih!

Anónimo dijo... @ 21 de marzo de 2008, 3:12

Excelente

aymeencanta!!! dijo... @ 21 de marzo de 2008, 3:51

Sí, es una secta y de las chungas!
La semana santa sólo sirve para comer buñuelos los miércoles y viernes, quedarse roque en el sofá mirando Benhur, desayunar chocolate el viernes santo, salir con los coleguis a celebrar que Cristo muere pero resucita el domingo (que vuelva a nacer en diciembre ya no me cuadra...) para pegarse una buena paella en el campo el lunes, comer "mona" el domingo, vaya para hacer el ganso durante 2 laborables y 2 festivos...
no veo más allá... por lo menos yo no lo veo! yo en el cole cuando tocaba religión le decía al profesor que dsd pequeños nos tomaban el pelo pq nada de lo que nos cuentan era verdadero todo era en sentido figurado... por lo tanto no cuenta!

Lidia dijo... @ 26 de marzo de 2008, 12:46

"No creo en Dios y no me hace ninguna falta. Por lo menos estoy a salvo de ser intolerante. Los ateos somos las personas más tolerantes del mundo. Un creyente fácilmente pasa a la intolerancia. En ningún momento de la historia, en ningún lugar del planeta, las religiones han servido para que los seres humanos se acerquen unos a los otros. Por el contrario, sólo han servido para separar, para quemar, para torturar. No creo en Dios, no lo necesito y además soy buena persona."


( José Saramago )

( Sí, hoy tengo el día libre, se nota )

KesheR dijo... @ 26 de marzo de 2008, 14:19

Amén.

la abuela. dijo... @ 23 de mayo de 2008, 9:26

Como se nota de que la realidad del sistema está bien implantada.¿no hay otra?
Infierno, dioses, malos, buenos.....ateo.
Se habla de un pensamiento único.¿Anteriormente, no han establecido una realidad como única? El sueño de los poderosos. ¿que puede tener cabida en este sueño? ¿será un rebelarse sin sentido? ¿se podría crear otro sobre este espacio, llamado real, único? ¿todo está en la mente educada de generación en generación para y por?

KesheR dijo... @ 23 de mayo de 2008, 9:38

Me cae usted bien, abuela...

"¿todo está en la mente educada de generación en generación para y por?"

Casi todo. Una de las cosas más maravillosas de la vida es volverse adulto, leer a unos cuantos autores, y darse cuenta de que el 90% de nuestros sistemas de valores están completamente equivocados pues se basan en tres principios imaginarios que se toman como reales: dios, la patria y la raza. Partiendo de supuestos absurdos, las conclusiones son catastróficas.

la abuela dijo... @ 26 de mayo de 2008, 10:02

Kesher, a mi me gusta lo que escribes. Me encontré contigo por rebelión, y ahora, lo leeré semanalmente.
Hay gente que lee mucho y no llega a darse cuenta de que el 90% de sus valores están equivocados.Acá hay algo mas que la oportunidad de leer, y me parece que es la interpretación, ese algo personal que parte de ¿de donde? ¿pura rebeldía juvenil? que luego se mantiene ¿en cuantos? ¿porqué?

KesheR dijo... @ 26 de mayo de 2008, 10:06

¿Semanalmente? Jejeje, lamento decepcionarle, pero esto no tiene periodicidad concreta, escribo cuando creo que tengo algo interesante que decir... ;-)

barbas dijo... @ 26 de mayo de 2008, 19:55

Hola Kesher, tarde o temprano había que entrar en tu blog así que mejor que fuese hoy y directos al grano. Pocas veces se ven a ateos tan creyentes. Pocas veces se leen gritos de esperanza con barniz de desesperación. Puede que sea porque no te animas a escribir asíduamente y la desidia te sirve de capa. Sin Dios se inicia una espiral de relativismo que deja sin aliento tu grito. Tus ideas serian tan particulares que sólo tú podrias entender. Tu amor a los animales sería una decisión como el que decide ir al Berska. Tu ateísmo como una chapa de las que venden en la puerta de los conciertos. Los humanos no seríamos hermanos pues cada uno es una singualridad y ve el mundo desde su perspectiva. Podria ser esa u otra. Para ti eres una buena persona, para otro eres malo y él bueno. ¿De dónde surge el punto en común el catalizador de todas las cosas? no se trata de explicar la existencia sinó de nuestra actitud hacia ella. Eso es incuantificable, inmensurable. El ser es en sí una afirmación absoluta. Reconocer el universo es otra. Poder ser y a la vez sentir sin dejar de ser es el misterio. La sociabilidad insociable y la sociable insociabilidad. es necesario aquello que aglutina. Conocerlo te lleva toda la vida -qué te voy a decir si no tengo nada claro- pero merece la pena andar ese camino. Da sentido a los pasos que se dan y siempre da sus frutos, te eleva por encima de tus errores y lo que es mejor, de los errores de los demás que acojemos en forma de filosofía o ideología. Con la divinidad siempre hay esperanza, siempre hay compañía y en caso de no haber nada, la certeza de que lo habrá. Con Dios el grito sí es infinito. Un saludo

KesheR dijo... @ 26 de mayo de 2008, 20:27

Muy buenas, barbas.

No pretendo iniciar aquí un debate sobre la moral, porque esto no deja de ser un tímido blog y no vamos a dejar en evidencia a los filósofos serios :-)

Aparte de que, coincidirás conmigo, en este tipo de debates no sólo es imposible convencer al otro de algo, sino que además frecuentemente se acaba la discusión a gritos (finitos).

Sólo diré brevemente mi punto de vista. Por un lado, donde tú ves relativismo yo veo libertad de acción, con lo cual cualquier buen acto es heroico puesto que no parte de una fuente divina sino del alma (laica) de estos animales ultra-desarrollados.

Por otra parte, el dios que me describes no es el de las religiones, aparentemente. Cristianismo, Islam y Judaísmo comparten un dios ciertamente negativo. El dios de paz que me describes estaría bien (siempre y cuando fuese capaz de creer en él).

Un saludo y gracias por tu comentario.

Publicar un comentario